Anatomia de las tortugas desde adentro

A primera vista la anatomía de la tortuga puede parecer simple, sin embargo, debajo de su caparazón la tortuga puede ser bastante compleja. Las tortugas tienen una apariencia inconfundible, con cabeza, cola y cuatro patas que sobresalen de una amplia concha ósea. 

El caparazón superior abovedado y el plastrón inferior aplanado sirven para proteger el torso y sus órganos. En la mayoría de las tortugas terrestres y anfibias, la cabeza, las extremidades y la cola pueden ser retraídas dentro de este caparazón si existe peligro.

Un pico córneo (como el de un ave) cubre las mandíbulas. La cabeza, las patas y la cola están cubiertas de escamas córneas y las patas tienen uñas córneas. El caparazón óseo está cubierto con una capa epidérmica de escamas en la mayoría de las tortugas, que se presenta en un patrón regular que puede ser característico de la especie. Sólo la tortuga baula y las tortugas de agua dulce de caparazón blando carecen de estas placas córneas.

La anatomía interna de las tortugas es bastante típica de los animales vertebrados, con dos pulmones, un corazón reptil de tres cámaras y un sistema circulatorio asociado, y un sistema digestivo poco llamativo con esófago, estómago, intestinos delgado y grueso, y un hígado asociado. 

Morfología de las tortugas

  • Cabeza: parte delantera de la tortuga que está unida al tronco.
  • Cuello: parte de la tortuga situada entre la cabeza y el cuerpo.
  • Placa nucal: placa fuerte que moldea la concha de la tortuga cerca de la nuca.
  • Placa vertebral: escama por encima de la columna vertebral de la tortuga.
  • Placa costal o pleural: escama lateral
  • Placa de Pigal: placa situada por encima de la cola.
  • Placa marginal: las escamas que conforman el lateral de la concha de la tortuga.
  • Cola: extensión de la espina dorsal de una tortuga.
  • Uña: uña de una tortuga
  • Pata trasera: extremidad posterior de la tortuga.
  • Pata delantera: extremidad delantera de la tortuga.
  • Mandíbula: mandíbula inferior
  • Boca: entrada al tracto digestivo
  • Fosa nasal: entrada al sistema respiratorio
  • Ojo: órgano de la vista de la tortuga

Caparazón de la tortuga

Partes del caparazón de las tortugas

La apariencia de la tortuga puede ser fácilmente identificada por su caparazón. El caparazón juega un papel vital en la protección. No ha cambiado mucho en más de 200 millones de años de evolución. La forma y la función del caparazón de la tortuga siguen siendo las mismas.

El caparazón se divide en dos partes. La parte superior se llama caparazón y la inferior plastrón.

En el lado de la tortuga, el plastrón y el caparazón se unen con estructuras óseas llamadas puentes. La capa interna de la cáscara está hecha de huesos. Incluyendo la espina dorsal y las costillas. Eso básicamente significa que la tortuga no puede salir del caparazón.

El caparazón de la tortuga está cubierta de escamas óseas (también llamadas escamas). Las escamas están hechas de queratina. Sustancia que se encuentra en el pelo y las uñas de otros animales. La melanina en las escamas es la causa de la pigmentación y los diferentes diseños.

Los caparazones de las tortugas pueden variar mucho de especie a especie. Algunas tortugas carecen de escamas óseas. Las tortugas baulas y las tortugas de caparazón blando están cubiertas con piel similar al cuero.

La forma, el soporte y la protección de la cáscara es proporcionada por la capa ósea debajo de la capa externa. Cuando las tortugas eclosionan, sus placas no están conectadas de ninguna manera. Pero con el tiempo las placas crecerán lentamente y se fusionarán. Con queratina el caparazón de la tortuga tiene una capacidad regenerativa asombrosa. Si parte de la cáscara está dañada, sanará lentamente con el tiempo.

Las tortugas acuáticas tienen caparazones ligeros adaptados para nadar. También contienen amplias aberturas entre los huesos del caparazón, también llamadas fontanelas. Además, las fontanelas disminuyen el peso del caparazón de la tortuga.

Las tortugas terrestres tienen caparazones pesados para una mejor protección.

Cabeza

La mayoría de las tortugas que pasan la mayor parte de su vida en tierra, tienen los ojos mirando hacia abajo, a los objetos que tienen enfrente. Algunas tortugas acuáticas, como las tortugas mordedoras y las tortugas de caparazón blando, tienen los ojos más cerca de la parte superior de la cabeza. Estas especies de tortugas pueden esconderse de los depredadores en aguas poco profundas, donde yacen completamente sumergidas, excepto por sus ojos y fosas nasales.

Las tortugas marinas tienen glándulas cerca de sus ojos. La función de las glándulas es producir lágrimas saladas. De esta manera las tortugas marinas pueden deshacerse de su exceso de sal. Se cree que las tortugas tienen una visión nocturna excepcional debido al número inusualmente grande de células bastón en sus retinas. Además de poseer una visión a color. 

Algunas tortugas terrestres tienen muy poca capacidad de movimiento de persecución, que normalmente se reservan para los depredadores que cazan presas de movimiento rápido, pero las tortugas carnívoras son capaces de mover sus cabezas rápidamente para atrapar.

Las tortugas poseen un pico duro, usan sus mandíbulas para cortar y masticar la comida. En lugar de dientes, las mandíbulas superior e inferior de la tortuga están cubiertas por crestas córneas. Las tortugas carnívoras tienden a tener crestas afiladas como cuchillos para cortar a sus presas. Las tortugas herbívoras tienen crestas con bordes serrados que se utilizan para cortar plantas duras. Las tortugas usan su lengua para tragar comida, pero a diferencia de la mayoría de los reptiles, no pueden sacar la lengua para atrapar comida.

Extremidades

Las tortugas terrestres tienen patas cortas y robustas. Las tortugas son conocidas por moverse lentamente, en parte debido a su caparazón pesado.

Las tortugas anfibias normalmente tienen miembros parecidos a las de las tortugas terrestres, excepto que las patas son con forma palmeada y a menudo tienen garras largas. Estas tortugas nadan usando sus cuatro patas de manera similar al nado de un perro, con las patas en el lado izquierdo y derecho del cuerpo alternando el empuje. Las tortugas grandes tienden a nadar menos que las pequeñas, y las especies muy grandes, como las tortugas mordedoras, apenas nadan, prefiriendo simplemente caminar a lo largo del fondo del río o lago. 

Además de las patas palmeadas, las tortugas tienen garras muy largas, usadas para ayudarlas a trepar a las orillas de los ríos y a los troncos flotantes, sobre los cuales les gusta tomar el sol. Los machos tienen garras largas, utilizadas para estimular a las hembras en los periodos de apareamiento. Mientras que la mayoría de las tortugas tienen patas palmeadas, algunas, como la tortuga de nariz de cerdo, tienen aletas verdaderas, con los dedos fusionados en palas y las garras relativamente pequeñas. Estas especies nadan de igual forma que las tortugas marinas.

Las tortugas marinas son casi totalmente acuáticas y tienen aletas en lugar de patas. Las tortugas marinas vuelan a través del agua, usando el movimiento de arriba hacia abajo de las aletas delanteras para generar empuje; las patas traseras no son usadas para propulsión, en cambio, son usadas como timones para dirigir. 

Comparadas con las tortugas de agua dulce, las tortugas marinas tienen una movilidad muy limitada en tierra, y aparte de la carrera desde el nido hasta el mar como crías, los machos nunca abandonan el mar. Las hembras deben regresar a la superficie a desovar. Se mueven muy lentamente arrastrándose hacia adelante con sus aletas.

 Piel y su mudanza

Como se mencionó anteriormente, la capa exterior de la cáscara es parte de la piel; cada una de las estrías (o placas) de la cáscara corresponde a una sola escama modificada. El resto de la piel se compone de piel con escamas mucho más pequeñas, similares a la piel de otros reptiles. Las tortugas no mudan su piel de una sola vez, como las serpientes, sino que continuamente, en pequeños pedazos. 

Cuando se conservan en estanques, se pueden ver en el agua pequeñas capas de piel muerta (que a menudo parecen ser un trozo delgado de material sintético) que se han separado cuando el reptil se restriega deliberadamente contra un trozo de madera o de piedra. Las tortugas también desechan piel, pero se permite que una gran cantidad de piel muerta se aglomere en gruesas capas y placas que proporcionan protección a las partes del cuerpo que se encuentran fuera del caparazón.

Anatomía interna de una tortuga

Anatomía de las tortugas

  • Tráquea: la tráquea que conecta la laringe y los bronquios de la tortuga.
  • Pulmón: órgano principal del sistema respiratorio de la tortuga.
  • Estómago: órgano en forma de bolsa de la tortuga entre el esófago y el intestino.
  • Páncreas: una parte del cuerpo que ayuda en la digestión de los alimentos.
  • Recto: la parte inferior del canal alimenticio.
  • Ano: la abertura en el extremo del canal alimentario.
  • Vejiga: bolsa en la que se acumula la orina antes de ser evacuada.
  • Ovario: glándula reproductora productora de óvulos
  • Intestino: parte del tracto digestivo de la tortuga después del estómago.
  • Hígado: glándula digestiva productora de bilis
  • Corazón: órgano de la tortuga que bombea la sangre
  • Esófago: parte del tubo digestivo de la tortuga situada entre la boca y el estómago.

Sistema Respiratorio

El caparazón rígido significa que a las tortugas se les imposibilita tomar aire como lo harían otros reptiles, al cambiar el tamaño de su cavidad torácica mediante la ampliación y disminución de las costillas. En cambio, las tortugas respiran de dos maneras. En primer lugar, emplean el bombeo bucal (distinto al relacionado con el olfato), tirando del aire hacia la boca, luego lo empujan hacia los pulmones a través de las oscilaciones del piso de la garganta. En segundo lugar, al contraer los músculos abdominales que cubren la abertura posterior de la cáscara, el volumen interno de la cáscara aumenta, atrayendo aire hacia los pulmones, permitiendo que estos músculos funcionen de manera muy similar al diafragma de los mamíferos.

Boca, faringe y cloaca

La comida, el agua y otros nutrientes son ingeridos en dos cavidades principales en la mayoría de las tortugas, la boca y la faringe. Estas dos cavidades están localizadas dentro del cráneo de una tortuga. Las tortugas marinas también tienen la capacidad de tomar oxígeno a través de su cloaca. Esta característica especial se utiliza en situaciones extremas para mantener viva a la tortuga cuando los niveles de oxígeno son bajos (por ejemplo, buceo en aguas profundas, hibernación).

Glotis y Laringe

La glotis de la tortuga es una pequeña abertura situada detrás de la lengua que actúa como una barrera entre la faringe y la laringe al nadar bajo el agua, bucear o comer. La laringe está conectada a la glotis y conduce a la tráquea. Se considera que es la parte superior de la mayor parte del conducto respiratorio.

Si alguna vez has oído silbar a una tortuga eso significa que está asustada. Cuando se asustan, necesitan meter la cabeza y las piernas en el caparazón, pero debido a que los pulmones están completamente inflados, no caben. Lo que hacen es expulsar el aire dentro de sus pulmones tan rápido como puedan, para que tengan espacio para que sus apéndices encajen en la seguridad de sus caparazones duros. Con las corrientes de aire saliendo de sus cuerpos, la tortuga hace un silbido. Por esta razón muchos creen que la tortuga está enojada y les advierten que se alejen.

Aparato digestivo

La mayoría de los vertebrados tienen sistemas digestivos similares y la tortuga no es una excepción. Las tortugas no son estrictamente herbívoras. Todas las especies comen al menos algo de carne, lo que hace que tengan poderosas enzimas digestivas. Además, las tortugas tragan su comida con muy poca masticación. Las partículas de alimentos suelen estar enteras o en trozos bastante grandes. Las glándulas salivales de la tortuga ayudan a ablandar y descomponer los alimentos para que sea posible tragarlos.

Boca y Lengua

La boca de una tortuga es una cavidad que se encuentra dentro de su cráneo. La lengua es plana y ancha y se sujeta firmemente al fondo de la boca para evitar que se mueva.  El aire, el agua, los alimentos y otros nutrientes esenciales entran en el cuerpo de la tortuga con mayor frecuencia por la boca.

Esófago y estómago

El esófago es una estructura tubular y digestiva que está conectada al estómago. Las poderosas enzimas digestivas y los ácidos dentro del estómago de la tortuga descomponen los alimentos. Las paredes de los órganos del sistema digestivo están compuestas de músculo liso que ayuda a empujar los alimentos a través del sistema y ayuda en la descomposición de los alimentos al agitarse durante el proceso digestivo.

Hígado, vesícula biliar y páncreas

El hígado es el órgano más grande del cuerpo de una tortuga. El hígado tiene numerosas funciones y capacidades, entre las cuales una es la producción de bilis. La vesícula biliar, por otro lado, es un pequeño órgano escondido detrás del hígado. Transfiere la bilis producida en el hígado al intestino delgado en el proceso digestivo. Finalmente, el páncreas se distingue como una glándula localizada al lado del intestino delgado. Ayuda en el proceso digestivo introduciendo enzimas digestivas en el intestino.

Intestino grueso y delgado

El intestino delgado está conectado desde el estómago al intestino grueso. Las vellosidades localizadas en la pared del intestino delgado absorben los alimentos dentro del cuerpo. El intestino grueso, también conocido como colon, reabsorbe el exceso de residuos y agua producida por el sistema digestivo.

Ano

La última parte del sistema digestivo, el ano, es por donde las heces (o desechos) salen del cuerpo de la tortuga.

Esqueleto de una tortuga

Esqueleto de las tortugas

  • Cráneo: caja ósea del cerebro de la tortuga.
  • Falanges: se refiere a los huesos que se encuentran en los dedos de las patas.
  • Húmero: hueso del brazo o pata delantera
  • Proceso proscapular: hueso de la faja pectoral de una tortuga, situado delante del coracoide.
  • Columna vertebral: la línea de huesos unidos que corre por el lomo.
  • Fémur: hueso del muslo
  • Tibia: uno de los dos huesos de la pierna
  • Peroné: uno de los dos huesos de la pierna
  • Faja pélvica: conjunto de huesos a los que se sujetan las extremidades de una tortuga.
  • Coracoide: un hueso que forma parte del omóplato.
  • Escápula: hueso del hombro
  • Radio: uno de los dos huesos del antebrazo
  • Cúbito: uno de los dos huesos del antebrazo
  • Vértebra: cada uno de los huesos que forman la columna vertebral de una tortuga.
  • Mandíbula:  el hueso de la mandíbula inferior

Sistema esquelético

Los huesos constituyen la mayor parte del sistema esquelético de las tortugas, a diferencia de los anfibios que tienen una gran cantidad de cartílago en su sistema. El tejido conectivo de las tortugas es mineralizado y se convierte en hueso y el interior de sus huesos consiste en una esponja como la médula ósea.

El esqueleto de la tortuga está dividido en dos secciones principales, el endoesqueleto y el exoesqueleto. El endoesqueleto consiste en todos los huesos internos y el exoesqueleto de una tortuga es su caparazón. El endoesqueleto se divide a su vez en dos subsecciones llamadas esqueleto axial y esqueleto apendicular. El esqueleto axial está formado por el cráneo y las vértebras cervicales y torácicas. El esqueleto apendicular, por otro lado, consiste en los huesos restantes del esqueleto. 

Sistema nervioso

El sistema nervioso de la tortuga está compuesto por el cerebro, los nervios y la médula espinal. Además, las células especializadas llamadas neuronas son los transmisores de señales en todo el sistema. El cerebro es el centro del sistema nervioso de la tortuga y es allí donde se procesan los impulsos transportados por los nervios desde los órganos sensoriales.  Aunque el cerebro de las tortugas es más avanzado que el de los anfibios, es primitivo en cuanto a aves y mamíferos. La médula espinal de la tortuga se extiende por su espalda y está protegida por las vértebras del caparazón. Es a través de la médula espinal que la información es transportada hacia y desde el cerebro. Las tortugas exhiben todos los mismos sentidos que la mayoría de los organismos, pero el sentido del olfato es el más avanzado.