Ciclo de vida de las tortugas

Las tortugas tienen un ciclo de vida similar al tuyo. Sin embargo, tienen que lidiar con diferentes obstáculos en la naturaleza para sobrevivir y convertirse en adultos. Continúa leyendo para aprender sobre el interesante ciclo de vida de una tortuga.

Vida de las tortugas

Piensa en cómo estás creciendo para convertirte en un adulto. Esto se llama ciclo de vida. Al principio, eras un bebé, luego un niño pequeño, después un niño, después de eso te convertiste en un adolescente y luego en un adulto. Las tortugas tienen un ciclo de vida similar, pero no pasan exactamente por las mismas fases. Las madres tortugas ponen huevos, eclosionan para convertirse en bebés (o crías), luego se convierten en juveniles y después en adultos. Aprendamos más sobre cada fase.

Las tortugas comienzan como huevos

Las tortugas ponen huevos para producir tortugas bebé. Las madres cavan agujeros en la arena o en el barro para poner sus huevos en un nido seguro y enterrarlos. Esto protege a los huevos de los depredadores. Así que si alguna vez notas que una tortuga parece estar saliendo del subsuelo, es probable que esté regresando de anidar o enterrar sus huevos. 

Huevos de tortuga mordedora

Los huevos se dejan allí desde la primavera hasta el verano para que crezcan y se conviertan en bebés. Muchas especies de tortugas tardan unos tres meses en eclosionar.

Los huevos de tortuga tienen forma de esferas u óvalos, y son un poco más suaves en textura que los huevos de otros animales. Un hecho interesante es que algunas especies de tortugas tienen huevos que se convierten en machos o hembras en función de la temperatura de sus nidos.

Ciclo de vida de las tortugasCrías de tortugas

La siguiente fase en el ciclo de vida de una tortuga se llama la fase de eclosión. Esto es cuando las tortuguitas picotean los huevos para empezar a tratar de sobrevivir por su cuenta. ¿Te imaginas a un bebé humano buscando su propio alimento, refugio y protección? Los bebés humanos no pueden sobrevivir por sí solos sin una persona que los cuide. Sin embargo, la madre tortuga no está allí para proteger y enseñar a las crías cómo sobrevivir. En su lugar, las tortuguitas cavan su salida del agujero y encuentran la fuente de agua más cercana para sobrevivir por su cuenta.

Las tortuguitas en tierra y en el mar están en peligro de que los depredadores se las coman antes de que puedan crecer. Las tortugas marinas bebés tienen un obstáculo especialmente difícil para intentar llegar desde la playa de arena hasta el agua del océano sin ayuda. Por lo tanto, es extra especial cuando un pequeño crece para convertirse en un juvenil por sí solo.

En algunas especies de tortugas, la temperatura determina el género de las crías. En temperaturas más cálidas las hembras emergen de los huevos para incubar, mientras que en temperaturas más frías los machos emergen. Las crías utilizan un “diente de huevo” (una pequeña protuberancia blanca en la nariz) para romper la cáscara del huevo y luego se dirigen inmediatamente hacia el agua. 

Las tortugas marinas viven sus primeros años en el océano, y muchas son omnívoras durante esta etapa, comiendo materia vegetal y animal. Las tortugas que viven principalmente en tierra a menudo cavan agujeros en la tierra con sus pies fuertes y ásperos para mantenerse frescas. También se quedan dentro de sus caparazones para proteger sus cuerpos de la desecación y para estar a salvo de los depredadores.

La vida como tortuga adulta

Las tortugas adultas pueden vivir tanto en tierra como en el agua. Las tortugas adaptadas a vivir en el agua pueden permanecer sumergidas durante largos períodos de tiempo, pero deben salir a respirar de vez en cuando porque tienen pulmones en lugar de branquias como un pez. Cuando llega el momento de reproducirse, el macho a menudo corteja a la hembra frotándose contra ella o asintiendo con la cabeza hacia arriba y hacia abajo. Otras especies de tortugas pueden morder las patas de la hembra o chocar con sus caparazones, un comportamiento más habitual en las especies terrestres.

Algunas hembras llevan consigo sus huevos fecundados durante un año o más, poniéndolos poco a poco con el tiempo. Ninguno de los padres participa en la crianza de las crías. Las tortugas adultas pueden medir desde menos de 5 pulgadas de largo, como la amenazada tortuga de pantano, hasta más de 6 pies de largo como la tortuga baula, que puede pesar hasta 1,400 lbs.

Las tortugas son reptiles longevos

Las tortugas crecen a un ritmo muy lento, pero el tiempo no hace mucho daño a sus cuerpos. Los órganos de una tortuga vieja son casi idénticos a los de una tortuga joven. Una de las criaturas más antiguas de la tierra, la tortuga es también una de las más longevas, con la especie más grande viviendo la vidas más larga. Aunque la pequeña tortuga pintada vive relativamente poco tiempo en la naturaleza, algunas tortugas marinas pueden llegar a tener más de 100 años de edad, como sus primos tortugas gigantes que viven en tierra. Jonathan, la tortuga más vieja del mundo tiene 187 años.